mayo 28, 2024

Una cadena de bloques pública, también conocida como cadena de bloques de libre acceso, es una red global y abierta que opera de manera descentralizada. Permite que cualquier persona participe en transacciones, contribuya al protocolo de consenso y revise los contenidos de la cadena de bloques.

Uno de los principales beneficios de una cadena de bloques pública es su transparencia. Dado que cualquiera puede unirse a la red, ofrece una mayor visibilidad de las transacciones y operaciones en comparación con las redes privadas. También está más descentralizado porque ninguna entidad individual tiene control total sobre todo el sistema. Esta descentralización ayuda a garantizar la integridad y seguridad de la cadena de bloques.

Sin embargo, las cadenas de bloques públicas pueden enfrentar desafíos en términos de velocidad de transacción y escalabilidad. Debido a su apertura y la participación de una gran cantidad de participantes, el procesamiento de transacciones puede llevar más tiempo y la red puede tener dificultades para manejar un gran volumen de transacciones.

A pesar de estos desafíos, las cadenas de bloques públicas son resistentes a la censura y la interferencia externa. Debido a que no existe un punto único de falla o control, se vuelve difícil para cualquier individuo o entidad manipular o interrumpir la cadena de bloques. Este atributo mejora la confiabilidad del sistema.

Fuente: Traducido y adaptado desde https://medium.com/qanplatform