mayo 28, 2024

A principio de este año 2024 compartí una primera aproximación sobre la Agenda 2030 que viene incluida como principio rector en el PLADECO (plan de desarrollo de la comuna) de Hualqui, dado el ejercicio empírico de asistir a exposiciones relacionadas al tema en actividades encabezadas por la municipalidad de la comuna, además contrastando esta actividad del municipio con información desde otras latitudes y diferentes puntos de vistas, lo que resumo como un acercamiento de un ciudadano común que se entera en primera persona de cómo avanza este manto de iniciativas que cubre todo el quehacer de la sociedad, sin siquiera dar la oportunidad a la sociedad para evaluar por ella misma los efectos de mediano o largo plazo que se pueden observar en países donde llevan un tiempo aplicándose las políticas de la sostenibilidad, por ejemplo: en España.

Presentándome: Herman Vásquez, en una asamblea general informativa en la municipalidad de Hualqui.

Lo que aquí comparto lo hago de forma voluntaria, es una visión particular de un tema que al primer contacto me pareció loable y lejano, pero al contemplarlo caigo en la cuenta de que ya esta próximo a convertirse en el principio rector de nuestra comuna, lo que amerita una segunda revisión.

Antes de continuar cito un breve extracto de la carta de las naciones unidas referente a la agenda 2030, que comienza con la célebre frase: …“Nosotros los pueblos” quienes emprendemos el camino hacia 2030… ya se han comprometido con esta agenda millones de personas que la asumirán como propia.. Es una agenda del pueblo, por el pueblo y para el pueblo…

Me disculparan pero, me parece que nos perdimos de algo, porque en el pueblo de Hualqui en las bases de la sociedad civil recién “se esta revisando” incluir los ODS en el PLADECO como principios rectores, (leer primera aproximación) y ni el concejo municipal, ni el consejo de las organizaciones de la sociedad civil han informado conclusiones a sus representados, entiéndase al pueblo, teniendo en consideración que la citada carta de las naciones unidas propone que los alcances que se logren por esta agenda serán irreversibles.

Para ponernos en contexto la Agenda 2030, los ODS, y la sostenibilidad son sinónimos usados para representar el eje de acción política que impulsa la ONU en el mundo occidental, entendiendo que si hoy en Chile se habla de políticas de izquierdas, o políticas de derecha, la sostenibilidad viene a ser una nueva política global de acción transversal que impulsa la ONU y que gana adeptos por igual en la izquierda como en la derecha, ha permeado al gobierno, y es impulsada por corporaciones privadas.

Una pregunta abierta: ¿Qué opinaría usted de una política que se impulsa desde corporaciones privadas, se incrusta en el estado, y se adopta por igual en los partidos políticos ?.

Marcela Cubillos, política Chilena de derecha, ex UDI apoyando la sostenibilidad.

El estado de Chile se ha inoculado con La Agenda 2030 de cara a la ciudadanía con declaraciones de buenas intenciones en las cúpulas de los gobiernos de turno, políticas que se han ramificado a través del aparato estatal hasta las secretarias de desarrollo regional donde se proponen incluir los ODS en los PLADECOS de las comunas de Chile como principios orientadores (leer primera aproximación), pero en el caso de Hualqui el actual gobierno comunal a ido más lejos declarando en el PLADECO a estas ideas como los principios RECTORES para la comuna, sin considerar una adecuada educación cívica a la sociedad civil sobre los cambios estructurales que se proyectan imponer, y contrario a lo declarado por la carta de la ONU sin participación del pueblo, y sin plebiscito, sabiendo que la carta ya citada indica que los avances en este ámbito serán irreversibles, que además junto al Foro Económico Mundial proyectan una visón al 2030 que dice: «No poseerás nada y serás feliz».

Entrevista en TVN año 2019: Silvia Rucks representante de la ONU en Chile año 2016 al 2021, antes estuvo en el mismo cargo en Nicaragua y después del 2021 en Brasil.

En este punto vale hacer un par de preguntas: ¿Cuales serán los costos? y ¿si una política de la ONU resulta nefasta se podrá revertir?.

Breve reseña de la ONU: Se fundó en el año 1945 antes del término de la segunda guerra mundial, y surge como continuación de la Sociedad de Naciones fundada en 1920 al término de la primera Guerra Mundial. Todo el patrimonio de la Sociedad de Naciones se transfirió a la ONU, y de los 51 estados iniciales, hoy la componen 193 estados naciones. La sede principal de la ONU está en Nueva York, y el objetivo principal era promover la cooperación internacional para alcanzar la paz y la seguridad mundial, objetivo que se mantiene hoy en día, además de otros fines como equiparar las estructuras sociales en la democratización, y economías de libre mercado.

Inicialmente la ONU implementó en el año 1992 la Agenda 21, un programa de acción con recomendaciones concretas de política de desarrollo y medio ambiente para el siglo XXI, que luego se convirtió en el año 2015 en la Agenda 2030, en que los objetivos anteriores se desarrollaron más y se aplican a los países adheridos. A día de hoy se calcula que la Agenda 2030 cuesta entre 5 y 7 billones de USD al año (en comparación el producto nacional bruto de Chile es de 0,3 billones de USD al año). Como se puede imaginar las contribuciones de los estados miembros no son suficientes para cubrir estos inmensos costos, por lo tanto, la ONU depende cada vez más del apoyo de las “asociaciones público-privadas”.

El periodista alemán de investigación Thomas Röper en su libro «Inside Corona» describe cómo las corporaciones ejercen influencia en la ONU para aumentar sus beneficios a expensas de los estados nación, socavándolos a largo plazo, especialmente a sus parlamentos pudiendo llegar aprobar leyes pro corporaciones. Para disfrazar esta erosión de la democracia, se utilizan términos que suenan bien como las “asociación público-privada” para tranquilizar al público. Thomas Röper lo describe así: «Las corporaciones quieren establecer las reglas y ya no tienen que obedecer las leyes de los Estados nación”. Surge entonces la pregunta: ¿es la creación de un gobierno mundial uno de los objetivos? Según Röper, esto no es en absoluto una exageración, dado que en junio de 2019 el Foro Económico Mundial y la ONU firmaron un acuerdo de asociación estratégica para acelerar la implementación de la Agenda 2030, un enlace global entre gobiernos y corporaciones al que no se invitó ni a los gobiernos, ni a la ciudadanía.

Junio 2019: Izquierda superior: Klaus Schwab presidente ejecutivo del foro económico mundial WEF. Derecha: António Guterrez secretario general de las naciones unidas ONU, firmando acuerdo que establece un lugar para las grandes empresas multinacionales dentro de las Naciones Unidas.

Dado que en los medios «oficiales» abunda una visión única sobre los temas de contingencia como lo son: cambio del clima, inmigración, sanidad, genero, economía verde, educación integral, entre otros. Conviene tener en consideración que existen otros puntos de vista complementarios que explican estos mismos fenómenos con argumentos diferentes, pero que no son difundidos o debatidos por los medios «oficiales», argumentos que ameritan ser considerados para un mejor análisis de la situación global.

España: Cristina Martín Jiménes, escritora y doctora en ciencias de la comunicación.

Proyecto identidad digital «ID2020» y ciudad de 15 minutos.

Un ejemplo de asociación público-privado es ID2020 al servicio de los Objetivo de Desarrollo Sostenible 2030 de las Naciones Unidas, inaugurado en mayo del 2016 en Nueva York, con el objetivo de proporcionar identidad legal digital a todas las personas. La creación de una identidad digital legal normalizada a escala mundial significa que todos los datos desde el nacimiento, educación, formación, historia clínica y de vacunación, estado financiero, cuentas de redes sociales, ubicación, datos generados por el teléfono inteligente estarán vinculados para formar el ID2020. Esto es una identidad digital legal normalizada a escala mundial. Esto no se trata de una fantasía o un debate confuso, son objetivos decididos por la ONU en los que se está trabajando y se están gastando miles de millones en su implementación, informa Thomas Röper.

El punto seis del documento del Ministerio Federal del Interior Alemán llamado “Carta de la Ciudad Inteligente”, de mayo del 2017, con el título “Visión de un mundo hiperconectado” describe hacia dónde debe ir el camino: Personas amontonadas en “ciudades inteligentes”, donde el ser se vuelve totalmente transparente, se postula que la persona ya no debería tener la necesidad de tomar sus propias decisiones ni poseer propiedad privada, porque la democracia sería reemplazada por un sistema tecnocrático en base al comportamiento.

Estimado lector, ha escuchado a sus dirigentes hablar sobre ingeniería social, no es más que un eufemismo para referirse al control social.

Daniel Jadue, politico Chileno de izquierda, apoyando la sostenibilidad mediante una proyección en Chile de una ciudad de 15 minutos.

Esta columna de opinión no es más que un breve relato de hechos al que cualquier cristiano tiene acceso, mirando más allá de la prensa de televisión y del relato oficial, lo que permite una mirada diferente, una segunda opinión válida para una próxima toma de decisión.

Y para concluir esta segunda aproximación a la Agenda 2030, dejo una predicción del Foro Económico Mundial que difunden abiertamente para el mundo al año 2030, lo que nos permite hacernos una idea acerca de las opciones a las que podríamos aspirar según sus politicas: “No Tendrás Nada y serás Feliz”.

Saque usted sus propias conclusiones..

Agregar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *